Entrevista a C.C.M., menor preso y acusado de terrorismo

C., quisiéramos saber en tu voz cuál es la situación que enfrentan.

Mi nombre es C.A.C.M. y soy del Lof Muko. Llevo aquí más de 11 meses esperando la preparación del juicio oral, que se ha suspendido una y otra vez. Tengo a mi papá enfermo hace unos años de cáncer terminal y no me gusta estar lejos de él.

Yo pienso que se han cometido muchas injusticias con nosotros los niños, los menores de edad. Por ejemplo, cuando a mí me detuvieron me torturaron, me amenazaron con mi familia diciendo que les iban a hacer daño. Me pegaron, torturaron sicológicamente y físicamente.

Aquí el tiempo se pasa así triste, mucha pena se pasa aquí. A pesar de todo lo que hemos hecho, los escritos y una huelga de hambre, seguimos aquí. Por aquí seguimos resistiendo como podamos porque más no se puede hacer: ya estamos aquí, ya nos tienen ellos y hay que luchar no más, con nuestra fuerza, con nuestra mente y pedirle el apoyo a la gente que lea esto.

Nosotros queremos decirle de la injusticia que se comete con los niños mapuche, con el pueblo mapuche, y que nosotros no queremos que le pase esto mismo a mi hermano, a mi hijo, a sus nietos.

¿Qué está está pasando hoy en tu comunidad?

En mi comunidad ahora ya no hay jóvenes, quedan las mamás, las abuelas, los niños chicos. Son esos los que están quedando y siguen reprimiendo, siguen buscando a más niños para engañar y trarles de sacar información con amenazas.

¿Qué tipo de engaños viven los niños y niñas en las comunidades hoy?

A los niños chicos les regalan cosas, les llevan juguetes, les traen galletas, pastillas, y les preguntas cosas, van a visitarlos a la escuela y si los pillan en la calle los interrogan y los amenazan.

A casi dos meses del término de la Huelga de hambre, ¿Qué sacas en claro?

Yo no hice huelga porque mi papá está enfermo y tenemos problemas económicos. Pero yo encuentro que es injusto que los jóvenes tuviéramos que llegar a la huelga de hambre para conseguir algunas cosas, aunque casi no se consiguió nada. Se tuvo que arriesgar la vida de adultos y  también de niños.

¿Qué mensaje le darías ustedes a los jóvenes mapuche, a quienes no lo son, y que van a leer tus palabras?

Mi mensaje es que no se alarmen, que no se alarmen, que la prisión no va acallar a nuestro pueblo. Esta es una lucha y tenemos que lograrla, que no se asusten porque nos están encarcelando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s