Chile Continúa Sin Ley de Protección Especial de la Niñez

Entrevista a Carlos Muñoz Reyes, vocero Red de ONGs de Infancia y Juventud de Chile ROIJ-Chile

Hace 21 años que Chile ratificó la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CDN), que es un instrumento de derechos humanos obligatorio para los Estados, según la cual deben asumir responsabilididades como garante principal de derechos. Esto implica que debe generar las condiciones sociales, culturales, económicas y políticas que aseguren que las niñas y los niños puedan ejercer sus derechos plenamente.

Que los niños y niñas ejerzan sus derechos plenamente significa que se respeten los principios de no discriminación, participación, desarrollo, vida e interés superior del niño.

Sin embargo en Chile, las ONGs de Infancia y Juventud han levantado su voz en repetidas ocasiones sosteniendo que nuestro país esto no se estaría respetando, y aún más, que está atrasado en materia legislativa hacia los derechos de la niñez.

Para Carlos Muñoz Reyes, vocero nacional de la Red de ONGs de Infancia y Juventud, ROIJ-Chile, la situación actual y los desafíos pendientes con los niños, niñas y jóvenes en nuestro país se relacionan con una adopción parcial de las recomendaciones tanto de la CDN como de recomendaciones de diversos organismos internacionales.

¿Eso significa que en Chile no están protegidos todos los niños y niñas por la legislación, y qué pasa cuando sus derechos son vulnerados o violados?

–       Chile está seriamente en falta, en relación al cumplimiento de estos mandatos, toda vez que no ha adecuado la legislación nacional a los principios de la Convención, mantiene una educación, salud y provisiones sociales segmentadas y discriminatorias, como lo plantean los informes OCDE en el caso de la educación[1]; el país no cuenta con una Ley de Protección de Derechos a la Niñez y la Juventud, lo que facilita la toma de decisiones discrecionales de acuerdo al ministerio o servicio en cuestión, y además impide la justiciabilidad[2] de la vulneración de derechos, al no existir Ley con la cual fundamentarla.  Los informes del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas han planteado los puntos anteriores en sus tres reportes con recomendaciones al Estado de Chile.[3]

¿Entonces cómo entiende o asume el Estado chileno la protección o los derechos  de niños y niñas?

–       Chile ha desarrollado fundamentalmente políticas de protección especial, dado que no cuenta con una Ley de Protección de Derechos, ni con una estructura estatal que se reconozca como garante de derechos. Por esto, todavía, más allá de los discursos e incluso de los programas promovidos y apoyados por organismos como el SENAME -que tienen, en su mayoría, un enfoque asistencial en su implementación-, no cuentan con las articulaciones necesarias para restituir efectivamente derechos vulnerados en términos sociales y culturales.

¿En qué se traduce este enfoque y que no exista una Ley de Protección Especial de la Niñez?

–       Esto se traduce en que se apunta a los “los niños con problemas”, porque los programas, servicios y beneficios dirigidos a la niñez y adolescencia que se han llevado a cabo en nuestro país han respondido, en general, a los “problemas” de la niñez y adolescencia, tal como señaló el Observatorio de Niñez y Adolescencia en su Primer Informe Nacional de 2009.

En ese informe se ilustra que desde el punto de vista de su cobertura, sólo un 5,4% de la oferta catastrada es de carácter universal (dirigida a todos los niños, niñas y adolescentes que viven en Chile) y el 94,6% restante es de carácter selectivo, es decir, dirigida a grupos de niños, niñas y jóvenes que presentan problemas específicos.

¿Y qué pasa con las leyes que están vigentes en Chile, no son suficientes?

–       Desde la perspectiva jurídica, el Estado chileno ha promulgado un conjunto de leyes con el fin de adecuar su legislación interna a las disposiciones de la Convención. Por ejemplo la ley de adopción, la ley de filiación y la ley de tribunales de familia. Sin embargo, la legislación actual referida a la infancia y adolescencia se encuentra dispersa, tiene deficiencias, vacíos y contradicciones en cuanto a modelos doctrinarios y criterios de aplicación.

¿Entonces, qué se requiere para efectivamente garantizar el ejercicio de derechos de niñas y niños?

–       A la luz de lo anterior, es necesario configurar un sistema de protección universal de derechos que establezca un nuevo tipo de relación social y una nueva cultura respecto de los niños y las niñas que viven en nuestro país.

En primer lugar, se requiere la derogación de la actual Ley de Menores, que data de 1967, y la dictación de una Ley de Protección Integral de los Derechos de la Infancia.

De hecho, ya hace casi cuatro años, en las Observaciones Finales del 2007 al Informe de Chile del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, el Comité lamentó que todavía no se haya ultimado la reforma de la Ley de Menores (Ley Nº 16.618 de 1967) con el fin de contar con una Ley Integral de Protección de la Infancia. Además, el Comité reiteró su recomendación al Estado chileno para que ultime con celeridad el proceso de reforma de la Ley de Menores de 1967 a fin de brindar una protección integral a todos los niños y niñas.

¿Cuál ha sido la respuesta de los últimos gobiernos, o de la clase política?

–       Hay una propuesta, de la administración anterior, que quedó durmiendo en el Congreso Nacional, pero que es muy deficiente.

Y durante la Campaña Presidencial, en un Foro con los Representantes y Voceros de cinco candidaturas organizado por la ROIJ, la representante de los Grupos Tantauco (Base del programa del gobierno actual), se pronunció respecto a que esta ley era parte del programa del candidato Sebastián Piñera. Y representantes del gobierno actual, del MIDEPLAN, nos han manifestado que están elaborando una propuesta que pronto será enviada al Congreso Nacional.

Hemos estado en conversaciones con parlamentarios y con autoridades de gobierno, que se manifiestan convencidos con la necesidad de una Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia. Pero para nosotros como ROIJ es muy relevante el proceso de participación de los niños y niñas, las ONGs y en general de la Sociedad Civil, en la elaboración de una propuesta de Ley como en el proceso de discusión, tal como lo hemos hecho en la Campaña Por una Ley de Protección Integral, de la que somos parte.

Según plantea Carlos Muñoz, se requiere con urgencia la promoción de una cultura integral de derechos de los niños, niñas y jóvenes que viven en Chile debería tener ciertas condiciones iniciales como una reformulación del proyecto de Ley de Protección de derechos participativa, que dé cuenta de las necesidades mínimas, que impulse cambios en los modos de operar del Estado y sus marcos institucionales y políticas públicas: incorporar medidas legislativas, administrativas, presupuestarias, judiciales y de promoción dirigidas al pleno cumplimiento de los Derechos de la Niñez; y brindar directamente la asistencia y los servicios necesarios para alcanzar la realización de los Derechos de la Niñez.

Entre otras medidas, en Chile debe crearse el Defensor Autónomo de la Niñez, y un ente regulador con autoridad de rango y capacidad de articular políticas entre servicios/ministerios y otras reparticiones del Estado.

Para las ONGs que trabajan por la protección de los derechos de niños, niñas y jóvenes, también hay que estar pendientes de que este Gobierno debe intentar avanzar en estos temas pendientes, ya que debe rendir examen ante el Comité de Derechos del niño de Naciones Unidas en septiembre del próximo año. Para esa ocasión, debe elaborar un informe donde el Estado chileno debe dar cuenta del estado de la aplicación de la Convención de los Derechos del Niño y dar respuesta a las recomendaciones de los informes anteriores. (PICHIKECHE/2011)


[1]             Informes OCDE 2004 y 2009.

[2]             Concepto que refiere a la posibilidad de llevar ante los Tribunales de Justicia vulneraciones de derechos humanos.

[3]             Informes Comité de Derechos del Niño, 1992, 2000, 2007.

Anuncios

3 pensamientos en “Chile Continúa Sin Ley de Protección Especial de la Niñez

    1. libertadninos Autor de la entrada

      Gracias por su interés y entusiasmo con esta iniciativa. Pronto estaremos difundiendo materiales para una campaña de sensibilización, ahí les pediremos colaboración. Estén atentos!… un afectuoso saludo

      Responder
  1. Néstor

    Arriba con el proyecto PICHIKECHE, éxito, los niños lo merecen y es un derecho impostergable, son un tesoro que toda la humanidad debe cuidar, proteger y ayudar a crecer, sanos de cuerpo y mente.
    Un abrazo solidario desde Uruguay

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s