”Nuestros Derechos No Son Respetados ni Garantizados”

por Comunicaciones ANIDE

Salomé Reuca Tapia, de 17 años, habló ante los senadores sobre la necesidad de que los derechos de niños, niñas y adolescentes sean protegidos, en la sesión legislativa para conmemorar el 21° aniversario de la ratificación en Chile de la Convención de los Derechos del Niño.

Como vocera de la Mesa de la VIII Región, del Bío-Bío, Salomé Reuca fue invitada especial junto a Juan Bravo de sólo 13 años, a la ceremonia del Senado por la conmemoración del 21° aniversario de la ratificación de la Convención de los Derechos del Niño en Chile, donde además fue impulsado el proyecto de Ley de Protección Especial de la Niñez, pendiente en Chile hace más de veinte años.

Ante los senadores, Salomé expuso como oradora especial y en representación de los niños y niñas, que “nuestros derechos no son bien respetados ni garantizados, entre ellos, la familia, la educación, la salud, recreación, participación, y sin dejar de lado la discriminación hacia diversas etnias y migrantes”.

En la sesión especial, celebrada el pasado martes 16 de agosto, Salomé pidió a los parlamentarios “una ley que respalde firmemente nuestros derechos como niños, niñas y jóvenes”, señalando que la adeudada legislación de protección, es “la oportunidad que buscamos para tener un mejor futuro”.

“Por primera vez en una sesión oficial, nunca antes había ocurrido que un niño o niña hable en el hemiciclo del Senado, y donde se ha logrado el compromiso transversal de todas las bancadas con un proyecto de ley que es fundamental”, valoró el vicepresidente del Senado Juan Pablo Letelier.

La joven, dijo emocionada a Fundación Anide que antes de entrar a la Cámara Alta “estaba nerviosa, pero siempre con la fuerza de mis compañeros que me apoyan, porque somos un grupo bien unido que queremos sacar esto adelante”.

Y es que esta joven de 17 años, que vive en Concepción, hace más de tres años viene trabajando en el proceso y campaña “Movilizándonos”, que propició el nuevo proyecto de ley.

“Soy de Concepción, Región del Bío Bío, donde hemos implementado y formando redes con los chiquillos, y a nivel regional. Hemos hecho mesas barriales para ver más vulneraciones que nosotros hemos tenido”, relató Salomé sobre cómo levantaron las demandas y observaciones de niños y niñas para que fueran considerados por el Parlamento.

A su lado, Juan Bravo, cuatro años menor que ella, cuenta que “nosotros entramos al Congreso, primero tuvimos un almuerzo con el vicepresidente; después entramos a la Cámara. La Salomé dio el discurso, lleno de aplausos, fotos, lo había esperado desde que llegué aquí”, dijo contento y fascinado.

Juan explicó que participó en muchos talleres donde se reunieron las diferentes opiniones de lo que les preocupa a niños y niñas y cuáles son los principales derechos que les preocupan.

“Son cinco ejes de que estamos hablando”, explicó con claridad, “la educación, la salud, la participación, la recreación, y el derecho a vivir en familia”, agregando que los niños y niñas que más sufren vulneración en sus derechos en Chile, son “los que viven en barrios pobres, los que tienen escasos recursos, todos sufren eso”, enfatizó Juan.

Salomé complementó que “esos cinco no salieron porque sí, simplemente porque en cada región o en cada institución nos sentamos a conversar, y vimos que son los derechos más vulnerados que hemos tenido”. Por esto es muy relevante para ella haber tenido la posibilidad de participar en este proceso, por un lado, y poder plantearles sus problemas e inquietudes a los senadores.

“Esto para nosotros es un hecho histórico. Ya a más de veinte años de la Convención de Derechos del Niño y ahora que se pronuncie alguien, súper bien”, evaluó la joven.

Pero Salomé señala que su trabajo no llega hasta acá y que seguirán vigilantes al cumplimiento de los compromisos contraidos por los parlamentarios.

Además, dice que como niños y niñas también asumen su compromiso, ya que “nosotros tenemos que ir rindiendo cuenta también, tenemos que ir preguntando, tenemos que hacernos responsables también de lo que hicimos, y si esto claramente es un objetivo bueno para hacer un país mejor”.

Una de las preocupaciones de Salomé es la violación de derechos a los niños y niñas mapuche, que por la situación de violencia institucional de que son víctimas sus comunidades se vieron limitados de participar en el proceso de discusión para este proyecto.

“Ellos, cuando tenemos encuentros nacionales o regionales, ellos no se han podido acercar, por los problemas que ellos han tenido también y muchas veces son discriminados” indicó Salomé, “al igual que yo”, agregó, ya que “mi apellido Reuca es mapuche, y muchas veces yo fui discriminada en la educación básica”.

Con el avance de esta Ley de Protección, espera que este tipo de situaciones de vulneración de derechos terminen y “va a contribuir a algo bueno”, sostuvo Salomé.

Además, participaron en la ceremonia niños y niñas voceros de otras zonas del país, que trabajaron en el proceso de la Campaña Movilizándonos por una Cultura de Derecho, como: Bastián Arancibia, Rodrigo Calderón, Valeria Sandoval y Angiel Astudillo, de la V Región; Estefanía Vergara, de Cerro Navia, Región Metropolitana (RM); Scarlett Isler y Brenda Calderón, de La Pintana, RM; Hans Bernal, El Bosque, RM; Luisa Burto, de Lota, VIII Región; y Felipe Arroyo también de la VIII Región. (FIN/Pichikeche/2011).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s