El tema mapuche en la televisión pública

Comunicaciones ANIDE

La atmósfera de tensión y sensacionalismo que es su sello de origen marcó de comienzo a fin el “Informe de Especial” que Televisión Nacional de Chile dedicó al conflicto del Estado de Chile con el pueblo mapuche en su edición que tituló “Zona Roja”.

En las secuencias iniciales, piquetes de carabineros apertrechados como para una guerra detenían su vehículo blindado en un camino rural y pedían apoyo de helicópteros para seguir avanzando mientras observaban cautelosos hacia la foresta cercana donde sonaban disparos y se observaban siluetas de personas encapuchadas y armadas junto a una fogata.

A esas imágenes preparatorias seguía luego un largo recuento de hechos de violencia, graficado con escombros de viviendas quemadas, confesiones de campesinos que dicen vivir “con el credo en la boca”, intentos de entrevistas a mujeres que se niegan a hablar y testimonios de afectados por delitos comunes, robos, asaltos y vandalismo. Toda una construcción bien montada para desembocar pronto en la conclusión de que tales episodios constituyen parte central de la estrategia que impulsan las comunidades mapuche de la zona de Ercilla para lograr, a costa de agricultores esforzados y de humildes parceleros, la entrega de nuevas tierras que se sumarán a los espacios que ya controlan.

La difusión del programa ocurrió en momentos en que el gobierno anunciaba mano dura para los responsables de hechos de violencia en la Región de la Araucanía y, con fugaz paso por la zona, el Presidente Sebastián Piñera echaba a andar el programa ADI (Area de Desarrollo Indígena) para las comunidades de Ercilla. Por esos mismos días cundía la angustia en las familias mapuche por las prolongadas huelgas de hambre que llevaban a cabo nueve de sus hijos encarcelados en Angol y Temuco reclamando dignidad y justicia.

Según el relato del conductor del espacio, Santiago Pablovic, en la “zona roja” hay permanentes enfrentamientos, con muertos y heridos, como parte de un estado de situación el país no sabe o no quiere conocer. La afirmación es discutible. Cada vez que se han producido situaciones de violencia, asaltos, incendios de inmuebles y vehículos, los principales canales de TV y la prensa de los dos grandes conglomerados que controlan la información en Chile, dan cuenta de ello con elocuencia y de manera uniforme, en sintonía con el gobierno, atribuyendo la responsabilidad a las comunidades mapuche y a quienes impulsan sus reivindicaciones. Por el contrario, cuando los hechos de violencia tienen la autoría clara de las instituciones del Estado y son víctimas los comuneros, niños, mujeres y ancianos, en el tratamiento noticioso se imponen la minimización y el silencio.

Superficialidad y efectismo, complicidad con los poderes, ausencia de empatía con los de abajo, con los que sufren y están por ahora en el sector de los perdedores. Todo ello surge de ese amasijo de situaciones y hechos que enlazó TVN en este “Informe Especial” que resultó sólo una reiteración de su permanente línea editorial respecto del tema mapuche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s