Caso Tur Bus: la condena es el proceso

Comunicaciones ANIDE

En la madrugada del 28 de julio de 2009 un grupo de encapuchados interrumpió el tránsito de vehículos por la Ruta 5 en el sector del bypass Temuco. Una de las máquinas, un bus con pasajeros de la empresa Tur Bus, recibió piedrazos en las ventanas y en sus costados los encapuchados escribieron consignas alusivas a las reivindicaciones territoriales mapuche. También fueron atacados y dañados tres camiones. Para el Ministerio Público y el gobierno fue un acto terrorista, y durante cuatro años persiguió a un grupo de comuneros a quienes se imputó como culpables.

En su investigación del episodio, el Ministerio Público dictó diligencias y órdenes de detención que dieron lugar a violentos allanamientos policiales en el  lof Lleupeco y las comunidades Temucucui y Pascual Coña. Finalmente fueron detenidos e imputados los comuneros José Queipul Hueiquil, Sergio Catrilaf Marilef, Marco Millanao Mariñan, Luis Tralcal Quidel, José Tralcal Coche, Pedro Cheuque Aedo, Claudio Sánchez Blanco, Sergio Huinca Huinca, Ignacio Tralcal Lleuful, Pablo Canio Tralcal, Daniel Canio Tralcal y Mario Chicahual Canio.

El Ministerio Publico invocó contra ellos la Ley Antiterrorista y solicitó penas de hasta 15 años de presidio, mientras que la Intendencia de la Araucanía y del Ministerio del Interior, actuando como querellante particular, invocaron la Ley de Seguridad Interior del Estado. Los acusados, que siempre reclamaron su inocencia, sufrieron largos períodos de detención y posteriormente fueron liberados pero bajo medidas cautelares.

 La causa se prolongó por cuatro años al término de los cuales la fiscalía presentó como única prueba directa contra los acusados, el testimonio de Raúl Castro Antipán. El sujeto, que bajo la figura de “delación compensada” declaró en esta causa y en el caso Peaje Quino y en juicios abreviados fue condenado por delitos terroristas. Pese a esto permanece en libertad y con custodia policial permanente.

En el juicio realizado en Temuco, Castro Antipán reconoció que a la fecha de ambos episodios actuaba como informante de Carabineros. En su historial delictivo también figuran detenciones por hurto de material de guerra, porte de droga y desórdenes, según consignó el diario “Austral de Temuco”. La nula solvencia de su testimonio, incluso para el gobierno, quedó graficada en la presentación del abogado de la Intendencia, que lo citó en la nómina de acusados a pesar de que ya estaba con condena.

Finalmente, el 21 de agosto pasado, el  Tribunal Oral en lo Penal de Temuco dictó sentencia absolviendo a los doce comuneros acusados. En su resolución manifestó que “la prueba de cargo resultó ser débil, pobre y vaga para dar por establecidos los delitos descritos”, resaltando que “en caso alguno se ha establecido la participación que se les viene atribuyendo a los imputados, y, por lo tanto, no se ha desvirtuado   la  presunción de inocencia que los ampara”.

Jaime Madariaga, abogado de la defensa, se declara conforme con el resultado del proceso:

-El dictamen confirma que los doce comuneros son inocentes de los hechos imputados. No tienen relación alguna con los hechos por los que se les acusó, según siempre dijimos, y así lo determinó el Tribunal. Lo claro,  es que el ex testigo anónimo, el señor Raúl Castro Antipán, es el único autor de los hechos.

– ¿Las declaraciones de un testigo protegido o compensado fueron la principal prueba de la acusación o hubo otros elementos probatorios? ¿Qué opina del uso de este tipo de testigos?

 – La declaración del testigo Raúl Castro no fue la principal prueba del Ministerio Público, sino que fue la ÚNICA prueba  de participación. Este señor con tres condenas por siete delitos, cinco de los cuales el Ministerio Público ha calificado de terrorismo, es la única prueba con que pretendía acreditar la participación de los acusados. Es tan absurdo que con la declaración de un sujeto de esa calidad moral y de esa historia delictual se pretenda encarcelar a doce hombres sin antecedentes penales por más de 15 años a cada uno de ellos.

“Solo debo agregar que Raúl Castro Antipán debe estar preso, y que no existe nadie en Chile que esté condenado a penas que suman 5 años y 56 días que no haya sido enviado a la cárcel. Este señor no ha pasado un solo día allí, que es donde debe estar”.

– ¿Qué comentario le sugiere el hecho de que los imputados hayan pasado cuatro años en esta situación? ¿Qué costo les implica y de qué manera podrían ser resarcidos?

– Lamentablemente cada vez más la condena es el proceso. Creo que lo que corresponde es que sean adecuada, racional y proporcionalmente compensados. Y creo que quien los acusó mintiendo, así como ya lo hizo en el juicio llamado Peaje Quino, debe ser sancionado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s