La interminable espera de un juicio

Comunicaciones ANIDE

Más de catorce meses en reclusión preventiva llevan ya un adolescente y dos jóvenes mapuches imputados en la causa abierta para investigar el crimen del parcelero Héctor Gallardo Aillapán, ocurrido en  San Ramón, comuna de Ercilla, el 1 de septiembre de 2012. Tan prolongado período de internación sin que hasta ahora hayan sido enjuiciados supone un abuso extremo a sus derechos básicos y una abierta negación del Estado de Derecho.

La situación afecta a G.V.M., de la comunidad Wente Winkul Mapu, imputado en esta causa cuando tenía 17 años y quien se encuentra desde el 3 de septiembre de 2012 en internación provisoria en el Centro de Reclusión Cerrado (CIP-CRC) del Sename en Chol Chol. Durante este tiempo, G.V.M. ha realizado huelgas de hambre y todo tipo de llamamientos reclamando el derecho a probar su inocencia y sostiene que su reclusión es parte de la persecución que vive la comunidad de la que forma parte, por sus permanentes reivindicaciones territoriales.

Durante su prolongado ayuno, en agosto pasado, la Fundación ANIDE y la Red de Infancia y Juventud ROIJ Chile solicitaron  a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una medida cautelar en favor del menor destinada a evitar un agravamiento de su estado de salud y evitarle un mayor desarraigo y enajenación cultural.

Existe, además, un recurso de amparo presentado en su favor por la Defensoría Penal Mapuche, que fue rechazado por la Corte de Apelaciones y que deberá resolver próximamente la Corte Suprema.

La situación de otro de los imputados, Leonardo Quijón Pereira, es también compleja. Se encuentra en prisión preventiva, también desde septiembre de 2012, en la cárcel de Angol. El joven, domiciliado en el lof Chequenco, sufre graves problemas de salud derivados de las lesiones profundas causadas por el disparo de una escopeta policial que prácticamente le destrozó la pierna, en octubre de 2009, cuando tenía 17 años, y profundizados por los maltratos sufridos durante un largo período de reclusión y por las huelgas de hambre que ha afrontado en el curso de ese y del actual paso por prisión.

Al igual que G.V.M, Leonardo Quijón mantiene su reclamo de inocencia y su denuncia de que es víctima de un montaje de la fiscalía por su actitud de rebeldía y de lucha por las reivindicaciones de las comunidades mapuche. El mismo argumento exponía respecto de otra causa por robo, incendio y abuso sexual que abrió en su contra el fiscal Luis Chamorro durante su actual prisión preventiva. En este caso, en que uno de los querellantes solicitaba para él la pena de presidio perpetuo, Quijón acaba de ser absuelto en un fallo unánime del Tribunal Oral en lo Penal de Angol, según informó el defensor penal público Pablo Ardouin.

El tercer imputado, Luis Marileo Cariqueo, se encuentra en la misma situación de los anteriores, cumpliendo más de 14 meses de prisión preventiva tras entregarse voluntariamente a la justicia a pesar de declararse inocente. El joven, miembro de la comunidad Cacique José Guiñón, desde su niñez y adolescencia ha vivido la violencia policial y la permanente persecución de la justicia. Actualmente se encuentra también acusado en el caso Peaje Quino, una causa en la que fueron ya absueltos  todos los adultos que se encontraban imputados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s