Una historia repetida

Comunicaciones ANIDE

Dos nuevos recursos de amparo por excesos policiales contra la niñez mapuche ha presentado el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ante la Corte de Apelaciones de Temuco. En ambos se mencionan anteriores fallos en que los tribunales superiores reconocieron y condenaron expresiones de violencia perpetradas por agentes del Estado contra niños y adolescentes de este pueblo originario. La reiteración de estos recursos demuestra que en esta materia nada ha cambiado.

 La iniciativa del INDH alude a la represión policial aplicada contra la comunidad Coñomil Epuleo, de la comuna de Ercilla, Región de la Araucanía, por sus reivindicaciones territoriales sobre predios que se encuentran en poder de privados. Una de estas presentaciones está referida a K.T.R.Q., de 14 años, que recibió en el rostro un perdigón disparado por carabineros. La segunda expone la encarnizada persecución y duro tratamiento policial a que fueron sometidos HRMC, de 16 años, CEAD, de 14, y DAMC, de 17 años.

El recurso de amparo a favor del niño K.T.R.Q, se relaciona con lo ocurrido el 28 de septiembre,  al término de una rogativa en un predio del empresario Hernán Bayer que los comuneros reclaman como parte de los territorios arrebatados a sus ancestros. Señala el escrito que unas 30 personas concurrieron a la ceremonia que, pese a la presencia policial “se pudo realizar con normalidad”.  Sin embargo, a las 17:00 llegaron al lugar nuevos vehículos sumando un total de 50 policías. “En ese momento el dueño del fundo comenzó a disparar con una escopeta junto a carabineros en contra de las familias de la comunidad” -lo que denunciaron miembros de la comunidad ante el Juzgado de Garantía de Collipulli-, y “al mismo tiempo carabineros empezó a disparar y lanzar bombas lacrimógenas”.

Añade que los comuneros decidieron retirarse del lugar, pero en el camino de regreso a sus hogares “fueron interceptados y encerrados por vehículos tácticos de carabineros cuyos ocupantes sin mediar diálogo o advertencia alguna comenzaron a disparar contra el grupo”.

En estas circunstancias fue que el niño de 14 años recibió dos impactos de perdigones en la pierna izquierda y, cuando se incorporó asustado para buscar a su madre,  otro perdigón impactó directamente en su cara, a dos centímetros del ojo izquierdo. Con la ayuda de otros comuneros consiguió escapar y por temor a “padecer un mal mayor de parte de funcionarios de carabineros”, fue llevado a Santiago donde recibió asistencia y le fueron constatadas sus lesiones en el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico de Chile.

“Carnicería humana”                                                                               

Los tres adolescentes por quienes también recurrió de amparo el INDH fueron detenidos el 26 de octubre pasado cuando escapaban del desalojo policial del predio de Hernán Bayer ocupado por miembros de la comunidad Coñomil Epuleo. La posterior presentación de los tres adolescentes engrillados pies y manos en el Juzgado de Collipulli fue objeto de amplia repulsa, mientras que el INDH y Unicef suscribieron una declaración deplorando el hecho y dejando constancia de los principios y derechos transgredidos por los funcionarios responsables de esta acción.

En este nuevo recurso, interpuesto el 5 de diciembre contra Carabineros representado por el general Nabih Soza Cárdenas, se expone que los tres adolescentes escaparon del lugar desalojado siendo perseguidos con disparos de escopeta por carabineros a bordo de vehículos y de un helicóptero. Añade que en su huida llegaron hasta una colina y buscaron refugio entre matorrales mientras recibían incesantes disparos “a modo de cacería humana”  y “escuchaban cómo los funcionarios de Carabineros proferían amenazas de muerte”, “les gritaban que los quemarían vivos” y “efectivamente encendieron fuego a los matorrales”.

Añade el texto que una vez detenidos sufrieron tratos “que han superado los márgenes de racionalidad y proporcionalidad, de modo tal que se constituyen en una serie de actos que vulneran los derechos de los adolescentes detenidos”. La descripción entregada al tribunal menciona rodillazos en el rostro, golpes de pies y escopetazos en todo el cuerpo e incluso un tiro de escopeta que sufre uno de los adolescentes, “percutado con el cañón del arma apoyado de manera rasante en su cabeza”, que además de un explicable trauma le significó una herida y pérdida momentánea del conocimiento. La misma víctima además “refiere haber sido apartado por los funcionarios y entregado a otras personas que vestían uniformes similares a militares”, quienes  “lo habrían amenazado de muerte y le señalan que lo dejaban vivir sólo para que llevara el mensaje de que caerían los mapuche que la ‘llevaban’”.

De los hechos denunciados y su impacto existen testigos y exámenes médicos. Se expone además que los adolescentes deben transitar a diario por el camino público en el que existe control policial permanente, lo que motiva el temor a ser objeto de acoso, amenazas  y otras acciones atentatorias contra su derecho a la libertad personal y seguridad individual, todo lo cual motiva la petición de amparo.

Transgresión de principios y derechos

Lorena Fries, directora del INDH, solicita en el recurso que la magistratura ordene todas las medidas necesarias para restablecer el imperio del derecho y asegurar la debida protección de los afectados. Recuerda que los afectados son adolescentes mapuche y que son aplicables a este caso los instrumentos y convenios y tratados sobre derechos humanos, protección de la infancia y derechos de los pueblos originarios que el Estado de Chile ha suscrito y se ha comprometido a respetar.

Destaca que los propios protocolos de actuación de Carabineros ordenan a sus funcionarios respetar “los criterios de  proporcionalidad en el uso de la fuerza, y considerar la presencia de niños y niñas en las movilizaciones que realizan las comunidades mapuche”. Y precisa que “todas las acciones de castigo físico y sicológico efectuadas por los funcionarios aprehensores, incluso percutado disparos de escopeta cerca de la cabeza de uno de los amparados, después de haber logrado el objeto principal de la persecución efectuada, esto es, la detención, es completamente arbitrario y se constituyen en acciones que adolecen de falta de proporcionalidad”.

Señala además que “la vulneración de derechos de niños y niñas, tanto en este caso como en otros recientemente fallados por la Corte Suprema” indica que existe “una amenaza real de que estas acciones se repitan y perturben el pleno respeto a la seguridad personal de los amparados, especialmente de los niños, niñas y adolescentes afectados gravemente en su integridad física y síquica”.

Por todas estas consideraciones se plantea a la Corte que declare “la ilegalidad y arbitrariedad de los actos denunciados” y se detalla una serie de medidas necesarias, incluyendo órdenes a las jefaturas de Carabineros y la realización de informes y sumarios, para “restablecer el imperio del Derecho y asegurar la tutela de todos los derechos fundamentales violados, poniendo fin a los actos arbitrarios e ilegales descritos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s